.

FILOS

line

LA MULTINACIONAL ECOLOGISTA GREENPEACE HA SIDO LLAMADA AL ORDEN

line

El anuncio

Mediante escrito de 29 de noviembre de 1999 dirigido a la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, la Organización de Usuarios y Trabajadores de la Química del Cloro, AMICLOR, formuló una reclamación frente a un anuncio publicitario, insertado en prensa el pasado 1 de agosto de 1999, del que es responsable la organización no gubernamental GREENPEACE.

El contenido del anuncio era el siguiente:

"No todos los productos lácteos con dioxinas han sido retirados de circulation"

La leche materna es el alimento más seguro para tu hijo. Sin embargo, incluso en ella se ha detecto dioxinas. En los países industrializados, algunos bebés llegan a ingerir niveles de dioxinas hasta 40 veces superiores a los admitidos por la organización Mundial de la Salud.

¿La causa? Las industrias que utilizan cloro en sus procesos -como la fabricación del PVC o los aceites con PCBs- y las emissiones de las incineradoras.

Hazte socio de Greenpeace y ayúdanos a presionar a los gobiernos para que tomen medidas urgentemente. Ahora ya no se trata de las ballenas. Los que estamos en peligro somos todos nosotros.

line

Resolucion

El pasado 7 de febrero, en Madrid, se reunió el Pleno del Jurado de la Publicidad de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, presidido por D. Eduardo García de Enterría, dictando resolución de la que destacamos, por su importancia, los siguientes párrafos:
  1. El Pleno del Jurado precisa que con este pronunciamiento no avala ni comparte (como pretende Greenpeace) la veracidad de toda la información acerca de las dioxinas vertida en el anuncio.
  2. Es evidente que el anuncio examinado, para un lector normal, no será considerado como una simple información sobre un problema medioambiental. Antes al contrario, este lector podrá contemplar en el anuncio frases como "hazte socio de Greenpeace". Y, en estas circunstancias, entenderá que el anuncio, además de presentar un problema medioambiental, constituye también un llamamiento directo a la afiliación a una concreta y determinada organización. Así las cosas, cabe concluir que con el anuncio examinado el anunciante persigue la captación de socios y, por ende, la captación de recursos económicos que le permitan el desarrollo de sus actividades. Persigue, en definitiva, que los destinatarios de la publicidad "adquieran", a cambio de la correspondiente contraprestación económica, la condición de socios de la organización anunciante. Y, en estas circunstancias, el anuncio examinado entra dentro del ámbito de aplicación del Código Deontológico, por más que el anunciante constituya una organización sin ánimo de lucro y que destine los fondos y recursos obtenidos de sus socios a fines absolutamente loables y dignos de elogio.
  3. En el anuncio reclamado se presenta una información que, tanto por su contenido como por el tono ciertamente alarmista en el que se presenta, es apta para suscitar el temor y el miedo de los lectores. Y, posteriormente, la información presentada se utiliza para realizar un llamamiento directo a la afiliación. En definitiva, se genera el miedo o el temor en los destinatarios del anuncio y posteriormente el miedo o temor generados se utiliza como argumento para realizar un llamamiento a la afiliación a la organización anunciante.
  4. El anuncio persigue presentar de una manera alarmista y tal vez desproporcionada, para la realidad de nuestro país, el problema de las dioxinas, utilizándolo como argumento para un llamamiento a la afiliación.
  5. Merece un reproche ético, la unión en un mismo mensaje de aquellas dos circunstancias o partes; esto es, la unión de un mensaje en el que se despierta el temor de los lectores frente a un delicado problema con otro mensaje en el que se hace un llamamiento directo a la afiliación. Cuando esto se produce, evidentemente, se está utilizando el miedo como medio de captación de socios y, por ende, como medio de captación de los recursos económicos que permitan el desarrollo de la loable actividad de una organización no gubernamental. Puede incurrirse, en definitiva, en una explotación publicitaria del miedo; o, si se prefiere, en la utilización del miedo como argumento publicitario. Y esta es, precisamente, la situación que pretende evitar la norma 5 del Código de Conducta de la AAP.
  6. El Pleno del Jurado de la Publicidad, de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, se reafirma en instar al anunciante la RECTIFICACIÓN del anuncio reclamado en el sentido expuesto en los fundamentos de esta resolución.
line

You are at level two of the Chlorophiles pages.

Creación: 5 de marzo de 2000

Página de bienvenida

A la: Home Page of the Chlorophiles

Arriba: El cloro y Greenpeace

Izquierda: El secundo consejo del código de publicidad Holandés

Para cualquier comentario sobre esta u otras páginas (de preferencia en Ingles):

A la: chlorophiles@ping.be