FILOS

linea

EL PVC IMPLICADO EN EL INCENDIO DEL AEROPUERTO DE DÜSSELDORF

Comunicado de prensa de Greenpeace, 18 de abril de 1996.

linea

Una respuesta de los Clorofilos

El texto original puede consultarse en las páginas de dioxina-l del Archivo de registros de DIOXINA-L según amenaza. Se ha enviado y distribuido una respuesta a esa lista.
En las páginas de los Clorofilos: Cloro y riesgo, encontrará una respuesta a la primera parte de la versión de Greenpeace que trataba de los peligros del transporte y utilización del cloro, debido a un accidente de ferrocarril ocurrido en Montana, EE.UU, como consecuencia de una fuga de cloro de una cisterna.


La versión de Greenpeace:

En un incendio ocurrido el día 12 de abril en el aeropuerto de Düsseldorf, Alemania, murieron 16 personas y más de 100 resultaron heridas. El PVC tuvo un efecto dramático en el incendio, que fue causado por las partículas incandescentes de una soldadura que cayeron en una zona del interior del edificio, donde se incendiaron inmediatamente los cables de PVC y el material aislante. Los gases tóxicos liberados por el incendio de este material, ocasionaron casi todas las víctimas del piso superior al que estaba ardiendo. La falta de equipos de seguridad en el aeropuerto, también contribuyó a esta horrible catástrofe.

Ni los funcionarios, ni los medios de comunicación, dudan del papel del PVC en este incendio, el peor que se recuerda en la historia de los aeropuertos alemanes :
- El PVC produjo un humo denso de color negro.
- El PVC produjo elevadas emisiones de CIH.
- El PCV contribuyó a la expansión del incendio.
- El PVC produjo una contaminación por residuos de dioxina, de alrededor de 120 mug/Kg, sobrepasando los límites permitidos en un coeficiente superior a 10.


Respuesta de los Clorofilos :

Hasta ahora, al cabo de un mes, todo lo relativo al accidente y a la causa de la muerte de las víctimas, sigue estando bajo investigación, de modo que NADIE puede decir oficialmente qué es lo que pasó exactamente o cuál fue la verdadera causa de la muerte de las víctimas.

No oficialmente :

El accidente de Düsseldorf fue provocado por una soldadura instalada bajo una cubierta asfáltica. Seguramente, el asfalto fundido y ardiendo goteó sobre la superficie donde estaban depositados los cables recubiertos del PVC aislante. También se encontraron en el mismo lugar algunos restos de material aislante inflamable. Después de arder (sin llama) lentamente durante un rato, los cables y/o el polvo acumulado sobre ellos, y/o el material de aislamiento, se incendiaron y el fuego se propagó hasta llegar al techo de la terminal de llegadas. A continuación, se incendió toda la terminal de llegadas, incluyendo los materiales inflamables, como mesas de madera, un quiosco de madera, los cables de PVC, las cintas transportadoras de caucho, etc.
La mayoría de víctimas no estaban en dicha área, sino en el piso superior, donde el densísimo humo llenó la zona completamente.

Aparte de la causa del incendio, el avance del fuego y el número de víctimas fueron provocados por una cantidad enorme de errores estructurales y humanos :
Durante la soldadura, no había medidas de seguridad contra incendios (obligatoria, por lo general).
No había contrafuegos ni purgadores en el techo falso, por lo que el fuego avanzó más de cien metros, desde el lugar del inicio hasta el vestíbulo de llegadas, sin obstáculos que lo impidiesen.
En el techo no había detectores de humos, ni tampoco extintores por aspersión.
Después de la alarma, alguien envió un mensaje de peligro de forma equivocada, pidiendo al personal que se dirigiera justamente al área que estaba ardiendo.
Los ascensores no fueron inmovilizados (ni dirigidos a una zona segura); cuatro de las víctimas se encaminaron al ascensor para desplazarse desde el parking al tejado, directamente donde estaba la zona de humo que les produjo la muerte. Las salidas de emegencia no estaban disponibles en los lugares adecuados. Seis de las víctimas quedaron atrapadas en el mostrador de Air France, por no tener cerca una salida de emergencia. La ventilación no se paró (automáticamente).
La Brigada Municipal de Bomberos fue avisada 27 minutos después de la alarma de incendio.

Fuere cual fuere la causa de la muerte, a pesar de la rapidez con la que se extendiera el incendio, es bastante evidente que algunos de los funcionarios utilizan ahora la excusa de UNO de los materiales implicados para desviar sus responsabilidades, ayudados en este punto por Greenpeace y algunos medios de comunicación.

Últimas noticias (30 de mayo) :
Según lo que ha difundido una comisión independiente sobre la investigación :
Es casi imposible que el cable recubierto por PVC fuera la causa de la rápida propagación del incendio.

La "huella", es decir, la composición de las dioxinas encontradas NO indican restos de PVC ni de PCB. Si el PVC se quema, da lugar a unos compuestos bastante típicos, como es el caso, por ejemplo, de las emisiones de los incineradores, cuando se queman PCB u otros compuestos, clorados o no clorados. Incluso en los grandes incendios, en los que solamente se quemaron PE (polieteno) y PP (polipropeno), desprendieron dioxinas con el hollín. La fuente de cloro que dejó la huella, en el caso de Düsseldorf, aún no se conoce.

Más importante, en relación a posibles problemas sanitarios a largo plazo, es la cantidad de PAH's que hay en el hollín. En el caso de Düsseldorf, la cantidad de PAH's fue de 5 g/Kg, de los que 264 mg/Kg eran BaP (benzo-a-pireno, el PAH carcinógeno, mutagénico y teratogénico más potente). Esto debe compararse con los 42,6 microgramos de dioxinas I-TEQ/Kg encontradas en el mismo hollín. Incluso si supusieramos una carcinogenidad 20 veces superior de las dioxinas I-TEQ del BaP, además de otras consecuencias sanitarias, el efecto en la salud de sólo el BaP es 300 veces peor que el de las dioxinas encontradas. Si tenemos en cuenta la toxicidad de los otros PAH's, el efecto provocado es unas 600 veces mayor.
De modo que ahora se supone que lo que ardió fue una mezcla de pequeñas cantidades de PVC y PCB's, juntamente con enormes cantidades de materiales no clorados.

No tenemos palabras con las que dirigirnos a las personas que se aprovechan de las víctimas para marcarse un tanto en el debate del cloro.

* * * * *

Normalmente, el PVC es un material que tiene la temperatura de ignición más alta de todos los materiales de aislamiento eléctrico conocidos (excepto el caucho de silicona o los polímeros del fluor, que son carísimos). Si en la zona hay grandes cantidades de materiales ardiendo, estos también se quemarán. Debido a esto, se liberán ácido clorhídrico y monóxido de carbono, dependiendo de las circunstancias. El ácido clorhídrico es tan tóxico como el monóxido de carbono (liberado por cualquier material que contenga carbono), con algunas diferencias: Tiene un olor muy fuerte, lo que produce un efecto de advertencia, mientras el monóxido de carbono es inodoro y se disuelve rápidamente en agua, lo que puede ser una ventaja si se emplean extintores, pero una desventaja si se utilizan equipos electrónicos. Los daños ocasionados por la corrosión en las construcciones de acero son, en cualquier caso, insignificantes en comparación con los daños ocasionados por el fuego y el agua.

Las investigaciones llevadas a cabo en las víctimas ocasionadas por el humo del incendio, revelaron que del 90 al 95 % murieron por envenenamiento debido a la inhalación de monóxido de carbono; del 5 al 10 % debido al cianuro producido por los compuestos de nitrógeno liberados en la combustión de materiales como lana, seda, nylón y espumas de poliuretano. No sé de ningún caso de víctimas por el ácido clorhídrico, desprendido por el PVC quemado.
El monóxido de carbono causa por lo menos 300 víctimas anuales sólo en Bélgica (10 millones de habitantes).
Las anteriores formulaciones del PVC y de otros muchos compuestos pueden producir un humo muy denso, según las circunstancias. Las formulaciones actuales, dan lugar a muchos menos humos.

Las nuevas formulaciones de PVC, pasaron los ensayos más severos de comportamiento al fuego (IEC 332, Capítulo 3, CSA, FT-4), que no cumplen incluso los cables aislados a base de poliolefinas ignifugadas con silano reticulado.

En cualquier incendio accidental encontrará cantidades muy pequeñas de dioxinas, ya se trate de PVC (4 microgramos por tonelada quemada; un buque libera 6 microgramos por tonelada de combustible utilizada), de polietileno (PE), de polipropileno (PP) o de madera. En NINGˇN caso esto da lugar a riesgos para la salud de las personas afectadas, ya sean los heridos, los vecinos o los bomberos. Los análisis de sangre realizados a los bomberos alemanes, que fueron las personas más afectadas, y a las personas que vivían cerca del lugar en que se produjo un incendio (de PVC) enorme en Lengerich, Alemania, no dieron niveles de dioxina más altos en los primeros respecto a la media de la población alemana.
Los límites de dioxina mencionados por Greenpeace son para mercancías que pueden VENDERSE con regularidad en el mercado alemán, no para hollín o restos de incendios que pueden eliminarse o quemarse en incineradores bien equipados.

linea

Todas estas pruebas pueden encontrarse (o se encontrarán cuando estén preparadas) en las páginas Clorofilos y en los informes científicos en que se basan las páginas de Clorofilos.

linea

Está en el nivel uno de las páginas de respuesta de los Clorofilos.

Redactado: el día 19 de abril de 1996
Última actualización: 29 de novembre de 1997.

Página de bienvenida

Arriba: A la: Página de presentación de los Clorofilos.

Izquerda: Greenpeace, PVC y cambios hormonales, caso de Toronto

Derecha: Greenpeace, PVC y cambios hormonales, caso de la comida infantil en el Reino Unido

Para otros comentarios sobre ésta u otras páginas Clorofilos:

Envio a Chlorophiles@ping.be