FILOS

linea

COMENTARIOS DE BELLONA SOBRE EL PVC

linea

CARTA DE BELLONA A LOS POLÍTICOS DANESES RESPECTO AL PVC

Debido a los intereses políticos existentes sobre la utilización del PVC y sus aditivos, así como a la petición de algunos políticos de Suecia y Dinamarca de que se prohíba el empleo del PVC, Bellona, un grupo ecologista noruego, ha dirigido una carta a los partidos políticos.
Si bien no estamos de acuerdo en varios puntos, les ofrecemos el texto original de la carta traducido.
En el punto en el cual no estamos de acuerdo es en la reducción progresiva de los ftalatos, porque éstos abundan en la naturaleza. Véase nuestras páginas Cloro y cambios hormonales.
Tampoco estamos conformes con el caso en el que se usa el plomo como estabilizador del PVC, ya que no creemos que constituya un problema medioambiental o sanitario. Véase nuestras páginas PVC y aditivos. E incluso para el caso del PVC de corta vida, en el que los costes para neutralizar el ClH en los incineradores municipales de residuos, es mucho menor que los altos costes que los consumidores tendrían que pagar por las alternativas. El ClH no representa un problema ecológico en absoluto, en comparación con los 300-600 millones de toneladas de ClH que produce anualmente el mar.

linea

LA CARTA DE BELLONA

Oslo, a 18 de marzo de 1.996

Al Partido Socialdemócrata de Dinamarca

Propuesta sobre la prohibición del PVC

Ref.: propuesta n° B 92 1.995-96, 1ª asamblea.


Resumen

Existen pruebas documentales de que muchas substancias, que se utilizan como plastificantes o estabilizantes en el PVC, son tóxicas y/o "imitadores de hormonas" (estrógenos sintéticos). Estas substancias, deben reducirse progresivamente, cuanto antes.

Los problemas ecológicos derivados de otros plásticos, están muy poco investigados porque la investigación se ha centrado en el PVC. El Instituto de Tecnología Danés, ha encargado a la Agencia de Medio Ambiente de Dinamarca varios estudios minuciosos de otros plásticos. Estos estudios muestran una gran cantidad de problemas relacionados con otros plásticos, en general, e ilustran la necesidad de estudios comparativos más profundos.

Señalaremos la necesidad de estudiar los aditivos que se utilizan en los plásticos alternativos al PVC, como los ignifugantes bromados, usados en los denominados cables que no contienen halógeno (que podrían emitir dioxinas bromadas) y uranio, que es usado como catalizador en los plásticos ABS.

Un problema general que presentan todos los plásticos, es debido a la adición de metales pesados en forma de pigmentos. La industria europea todavía emplea pigmentos sospechosos de perjudicar al medio ambiente, que contienen cadmio, cromo, cobre y plomo.
Estos metales pesados crean problemas de eliminación medioambiental, ya sea debido a su uso como estabilizador o como pigmento del plástico.

Con respecto a la reducción progresiva del polímero PVC, estamos de acuerdo en que debería aplicarse para productos de vida corta ( < 1 año), porque esto tendría un efecto positivo en la reducción de ClH, en los hornos de eliminación de residuos.

En relación con el equilibrio cloro/álcali, debe contemplarse una reducción progresiva más amplia, de lo contrario se correrá el riesgo de un incremento de los problemas medioambientales globales, vinculados con los disolventes y pesticidas clorados. Los 2/3 del cloro que produce Suecia se utiliza en el PVC. Es una forma estable y segura para el medio ambiente de tratar el cloro, en comparación con las alternativas (CFC, disolventes y pesticidas clorados).

El cloro tiene que manipularse debido al aumento del consumo de álcali, el cual aumentará todavía más debido a las actividades de la industria papelera y del aluminio. Gracias al reciclado y a las mejoras tecnológicas como la eliminación de las substancias tóxicas, la utilización de PVC puede tener ventajas en productos de larga duración (tuberías, etc.). Nos remitimos a nuestra página de hechos, que muestra nuestros puntos de vista con más detalle.


Alternativas a base de metales

Bellona está de acuerdo en la petición de la reducción progresiva del plomo y el estaño como aditivos de los plásticos. Sin embargo, con nuestro conocimiento en relación a la industria del plástico, pensamos que el día 1 de enero del año 2.000 es un plazo de tiempo demasiado largo para la industria. Para esta última, el cambio a otros sistemas estabilizadores que no sean el plomo o el estaño, en un período de tiempo relativamente corto, no supondrá graves problemas técnicos ni económicos, porque ya existen métodos ecológicos. La reducción total de estos productos puede llevarse a cabo, en un 90 % en 12 meses y el 100 % en 24 meses, después de tomar la decisión. Por lo tanto, el límite de tiempo puede ser mucho más ajustado. No obstante, uno tiene que asegurarse de buenos sistemas de control de las importaciones, para que los productos importados reciban el mismo trato que los productos fabricados en Dinamarca.

En el plástico se utilizan muchos más metales pesados, sospechosos para la salud y el medio ambiente, que los mencionados en la propuesta. Este es el caso que se presenta, tanto de los aditivos del PVC como de otros plásticos. Mencionaremos los pigmentos que se utilizan en todos los termoplásticos, como por ejemplo :

Amarillo (bario, titanio, antimonio, níquel, cromo, zinc, cadmio, plomo)
Verde (cromo, cobalto, titanio, níquel, zinc)
Azul (cobalto, cromo y otros)
Marrón (cromo y otros)
Rojo (cadmio, selenio, plomo, cromo, molibdeno y otros)

Además, los metales pesados se utilizan en los plásticos para otros fines. Sería demasiado largo ocuparse de este punto en esta carta. A modo de ejemplo, mencionaremos que Swedish Telia, por motivos medioambientales, quiere cambiar sus fichas de PVC por ABS. El ABS puede contener uranio, dependiendo de quién lo fabrique. Bellona se anticipó diciendo que Telia desconocía este hecho cuando decidió el cambio. Esto ilustra acerca de la necesidad de tener tantos conocimientos sobre las alternativas como los que hoy tenemos acerca del PVC.

Sin embargo, una política medioambiental ofensiva y realista, para Dinamarca y la Unión Europea, sería una prohibición general del uso de todos los metales pesados sospechosos que hay en los plásticos; de lo contrario, no tendrá un efecto mediambiental positivo.


Aditivos orgánicos

Según le consta a Bellona, en el PVC sólo se hace un uso limitado del Bisfenol A. No disponemos más que de una referencia en relación a dicho uso. Por otra parte, esta substancia se utiliza como materia prima y como aditivo en muchos plásticos alternativos al PVC.

El Bisfenol A, es el imitador de estrógeno más potente y el elemento principal de este capítulo. En el año 1.936 ya se había descubierto que esta substancia era la causante de trastornos endocrinos.
El Bisfenol A es un aditivo independiente, utilizado en muchos plásticos que están en contacto directo con los alimentos y los seres humanos, como en el lacado interior de las latas de aluminio y en los empastes dentales. El Bisfenol A debería reducirse progresivamente en primer lugar [en las aplicaciones alimenticias] y después en los productos que están en contacto con las personas. En este caso, hay otros plásticos que no son PVC que, en principio, deberían reducirse poco a poco, o deberían ser mejorados.

Con respecto a los ftalatos DEHP, DINP, BBP y DBP, nos preguntamos el motivo por el que deben reducirse sólo 4 de los 20 ftalatos que se utilizan con fines comerciales. Que nosotros sepamos, por estudios realizados sobre diferentes efectos, estos 4 ftalatos no son los más perjudiciales en materia de medio ambiente/salud.
La incertidumbre sobre los efectos provocados es enorme y Bellona piensa que es necesario iniciar una investigación mejor dirigida sobre este grupo de substancias químicas. Esta investigación tiene que ser realizada, independientemente de las posibles normativas legales en materia de PVC, en tanto los ftalatos se utilicen para otros fines, y porque su nivel en el medio ambiente ocasionalmente es elevado.
El documento de comparación entre el PET y el PVC, realizado por la Agencia de Medio Ambiente, revela que también hay otras fuentes relacionadas con el plástico que ocasionan la exposición humana a los ftalatos.
El PET, que se utiliza en toda Europa para las botellas de agua mineral, se basa en los ftalatos. Los análisis realizados en el agua y en el agua mineral embotellada en PET, muestran valores elevados de ftalatos en las mismas. El contenido de dichas botellas puede ser perjudicial para la salud y por lo tanto debe investigarse más a fondo. La Agencia de Medio Ambiente ya disponía de esta información en 1.993.
La dimensión y el riesgo sanitario potencial, derivado de la exposición de los seres humanos a los ftalatos en relación a los refrescos envasados en PET, no se han investigado satisfactoriamente. Las investigaciones se han centrado en los efectos de los ftalatos en el entarimado y otros productos que nunca están en contacto con productos alimenticios.


Parafinas cloradas

Bellona está de acuerdo en el objetivo de las parafinas cloradas. No vemos ningún problema técnico en cambiar las parafinas cloradas de los aceites de corte, tan rápidamente como en los plásticos. En 1.990, Bellona realizó un estudio sobre su utilización en Noruega y negoció con los principales usuarios. Como consecuencia de ello, el empleo de estos materiales se ha minimizado en Noruega.


Normativas oficiales de compra

Bellona no recomendará a los ministerios daneses que apliquen normativas de compra que no se basen en una buena visión global del mercado. Hasta ahora, sólo se han investigado las consecuencias del PVC en el medio ambiente. Hasta que se tenga una visión de conjunto similar de las alternativas, no deberíamos presionar más. Sabemos que algunos de los problemas ecológicos relacionados con el PVC, también lo son para los sustitutos y que las alternativas tienen otros problemas que se han investigado poco. Hasta que la industria que no utiliza PVC no ponga las cartas sobre la mesa, es aconsejable esperar a aplicar las normativas.
Si la administración reduce el uso de un producto rápidamente y las consecuencias son peores, el resultado recaerá en la reputación medioambiental de la administración.


Polietileno versus cloruro de polivinilo

En la propuesta, se concluye que el PE tiene menos impacto ecológico y en la salud que el PVC. El impacto ecológico que tienen estos dos plásticos es, en parte, comparable y también en parte diferente. Por lo tanto, una comparación directa, es difícil pero posible. El problema es que, hasta ahora, no hay un sólo informe medioambiental aceptable sobre el PE, pero hay cientos sobre el PVC.


Reciclado

Bellona está de acuerdo en criticar el progreso para lograr planes de reciclado. Para el caso de los termoplásticos, tenemos la norma de que la calidad disminuye con el número de reciclados. Este desecho, que por naturaleza tiene una escasa capacidad de degradación y elevada estabilidad mecánica, debería canalizarse a aplicaciones en las que estas propiedades puedan ser una ventaja en vez de una desventaja.
Debería animarse a la industria a utilizar estas aplicaciones más ventajosas, con independencia de las normativas en materia de PVC. En particular, es corriente la fabricación de tuberías de desagüe con materiales procedentes de residuos plásticos. Cada año se necesitan miles de toneladas de tuberías y los residuos de los plásticos pueden contribuir a la fabricación de tuberías baratas y de larga duración.


Dioxinas y furanos

En los razonamientos sobre las propuestas de decisión, se dice que "estas dioxinas y los furanos, están inevitablemente relacionadas con el PVC". Esto tiene que ser un claro malentendido. La principal fuente de dioxinas tiene poco que ver con el PVC.

Las emisiones de dioxina, debidas a la incineración de residuos domésticos y de hospitales, se deben ante todo al nivel técnico de los hornos de incineración y no al contenido de cloro. Los problemas de la dioxina con los que se encuentra Dinamarca, se deben al equipo de manipulación de residuos y pueden resolverse completamente mejorando la tecnología de la incineración.

Aparte de eso, señalaremos el hecho de que en el área nórdica las dioxinas proceden principalmente de la industria de fundición del metal. En Noruega, la fuente principal de dioxinas proviene de la producción de Mg, Fe y Ni, mientras que en Suecia proviene del reciclado del acero y de los residuos del aluminio.


Formación de ácido clorhídrico en la incineración de residuos

La formación de ClH en el equipo de incineración de residuos, da lugar a un problema de coste y ecológico considerable, sobre todo en relación al nivel de las plantas incineradoras de residuos danesas. Esta situación tiene que mejorar. En general, puede decirse que las autoridades de Suecia y Noruega han mostrado más interés por un mejor tratamiento de los residuos que por la incineración de los mismos. El resultado ha sido la instalación de varias plantas de reciclado de materiales, que han dado lugar a la creación de puestos de trabajo y a un mejor empleo para los recursos en comparación a la incineración.
Para Dinamarca, cuyas distancias para el transporte son reducidas y la densidad de población es mayor, ello debería ser una buena base para aumentar el reciclado. En la situación actual, hay que combinar el reciclado de materiales con la mejora de los hornos de residuos. Incluso con el aumento del reciclado de productos, habrá una gran cantidad de residuos que pueden y deben incinerarse. A la sociedad danesa, le parece extraño que las ventajas económicas y laborales, relacionadas con el reciclado de materiales, no hayan sido de interés.


Recomendación

La propuesta sobre esta decisión debe revisarse, a fin de que todos los aditivos del plástico y del caucho que sean susceptibles de crear problemas en el medio ambiente, así como otros problemas ecológicos relacionados con los plásticos y el caucho, se eliminen, de conformidad con el objetivo de la declaración de Esbjerg.

Atentamente.
Fundación Ecologista BELLONA

Rune Haaland

linea

Está en el nivel uno de las páginas de los Clorofilos.

Redactado: el día 2 de junio de 1996.
Última actualización: 6 de junio de 1998.

Página de bienvenida

Arriba: A la: Página de presentación de los Clorofilos

Para cualquier comentario sobre ésta u otras páginas, sobre todo en relación a las alternativas al PVC :

Envio a: Chlorophiles@ping.be