FILOS

linea

CLORO Y CÁNCER

linea

CUENTO DE HADAS

Ha sido demostrado el efecto cancerígeno de más de un centenar de sustancias orgánicas que contienen cloro.

Folleto de Greenpeace "El cloro está en todas partes" (en holandés) - verano de 1994.

linea

HECHOS Y CIFRAS

Afirmación

No hay sustancias cancerígenas, solamente hay dosis cancerígenas.

Fuente: Una interpretación libre de una frase de Paracelso, uno de los pioneros de la ciencia médica, sobre los tóxicos, hace unos 400 años.


Partes de esta página

Causantes del cáncer
Demasiados carcinógenos para los roedores
¿ Qué cantidad es cancerígena ?
Sustancias cancerígenas en la industria
Cloro, alternativas y cáncer
¿ Hasta qué punto es cancerígena una fábrica de PVC ?
El PVC en el envasado de alimentos y el cáncer

LAS ALTERNATIVAS
conclusión

linea

Causantes del cáncer

Aunque todavía hay muchas interpretaciones de los posibles causantes del cáncer, aquí ofrecemos una indicación de la magnitud de las diferentes causas posibles:
Expectativa de cáncer prematuro :

Causa porcentaje medio

Dieta desequilibrada: 35 % Tabaco: 30 Infecciones: 10 Comportamiento sexual: 7 Ocupacional: 5 Alcohol: 3 Factores geofísicos: 3 Problemas medioambientales: 2,5 Operaciones de cirugía: 1,5 Aditivos alimentarios: 1 Productos industriales: 1 Desconocida: 1

Fuente : "MENS", n° 13: Cáncer y el medio ambiente (en holandés), Bélgica.


Demasiados carcinógenos para los roedores

Bruce N. Ames, el famoso toxicólogo mundial, descubrió que, cuando se prueba en roedores la carcinogenidad de muchas sustancias que contienen o no cloro, ya sean naturales o no, a la DMT (dosis máxima tolerada), alrededor del 50 % dan un resultado positivo. Según Ames, gran parte de esta carcinogénesis se debe a la dosis elevada, no al potencial cancerígeno del material en sí. Si se reduce la dosis, los resultados desaparecen rápidamente, en general se puede ver una curva cuadrática de dosis-respuesta y por debajo de una dosis determinada no hay ningún efecto. Véase: Demasiados carcinógenos para los roedores (una charla científica no muy popular).
Existen otros materiales cancerígenos, incluso a una dosis inferior, pero en ese caso el efecto cancerígeno se reduce en proporción a la magnitud de la dosis.

Todo el mundo tendrá cáncer si llega a ser lo bastante mayor. La posibilidad de tener cáncer aumenta exponencialmente con la edad, siendo de 10^4 a 10^5. En el caso de ratones y ratas, esto resulta alrededor del 40% de muertes naturales por cáncer, a una edad media de dos años. En los seres humanos, que tienen un metabolismo diferente, la consecuencia es de un 25 % de muertes naturales por cáncer, a una edad media de setenta y cinco años.
Uno de los cancerígenos más comunes, indispensable para la vida y responsable de 10.000 aducciones oxidativas al DNA (fallos en el núcleo de la célula que pueden provocar cáncer) por célula y día, es el oxígeno. En realidad, casi todas las carencias que presenta el DNA se pueden subsanar por medio de algún mecanismo, pero no todas.
El temor de mucha gente de que incluso una molécula de una sustancia cancerígena provocará cáncer, puede ser verdad pero pierde relevancia si se compara este deterioro natural con la gran cantidad de cancerígenos naturales que digerimos con los alimentos. Véase Pesticidas en la dieta (99,9% todo natural). Si cree que el organismo trata a los cancerígenos naturales de manera diferente a los sintéticos, está equivocado. Desde hace sólo unos cuantos cientos de años hasta la actualidad, se han introducido en nuestra dieta numerosos productos químicos cancerígenos naturales, por lo que nuestro organismo no ha tenido tiempo de desarrollar ninguna mecanismo de neutralización. Las defensas de nuestro organismo son en realidad las generales de la naturaleza y tratan los productos químicos naturales y sintéticos de la misma forma. Véase: Productos químicos naturales y sintéticos: Toxicología comparada.


¿ Qué cantidad de sustancia es cancerígena ?

. La misma sustancia puede ser anticancerígena a dosis reducida y cancerígena a una dosis elevada.
Un ejemplo típico es la vitamina A. En la dosis normal que se encuentra en los alimentos, es indispensable para el crecimiento, la visión y el sistema inmunológico. Y parece que contribuye a la prevención del cáncer (de pulmón) porque es un antioxidante. A una dosis mayor, en torno a cuatro veces la media diaria, incrementa la posibilidad de que los fumadores contraigan cáncer de pulmón. A una dosis mucho más elevada, es muy peligrosa para el feto: los niños pueden nacer sin cerebro. Y parece ser cancerígena en sí misma a dosis muy elevada.

Hay enormes diferencias entre la potencia cancerígena de las diferentes sustancias, y ocurre exactamente lo mismo que en el caso de los tóxicos (véase Cloro y toxicidad). Si bebe una cerveza o un vaso de vino al día, será beneficioso para su corazón y no influirá en su posibilidad de padecer cáncer. Si bebe más de cien gramos de alcohol al día, es decir, cinco vasos o más, aumentará la posibilidad de padecer cáncer de hígado. En el otro extremo de la balanza se encuentran las nitrosaminas (pueden formarse por una cantidad excesiva de nitratos en la comida), de las que unos cuantos miligramos diarios pueden ser suficientes para contraer cáncer de colon.

Algunos productos químicos clorados se consideran cancerígenos pero, con la excepción de la TCDD-dioxina, todos están dentro de los límites anteriores. En 1.970 aproximadamente, se descubrió que el VCM, componente básico del PVC, es cancerígeno. Antes de esa fecha, muchos trabajadores se habían expuesto a dosis masivas (hasta más de 1.000 ppm - partes por millón) de VCM durante años. El resultado fue que alrededor de 170 trabajadores en todo el mundo, murieron de angiosarcoma, un cáncer de hígado específico. Inmediatamente después de este descubrimiento, las concentraciones de VCM en el aire fueron rápidamente reducidas a menos de 1 ppm en el lugar de trabajo, lo que tuvo como resultado una posibilidad de desarrollar cáncer inferior a 1:100.000.

Y qué sucede con las dioxinas, que es el producto más tóxico que jamás haya fabricado el hombre ? (y la naturaleza: véase Fuentes de dioxinas). Esta parece ser la misma historia que la de la vitamina A : una dosis baja parece inhibir el cáncer, mientras que una dosis más elevada provoca cáncer. Véase Hasta qué punto son peligrosas las dioxinas.


Sustancias cancerígenas en la industria

Para que se haga una idea del (posible) relativo potencial cancerígeno de las diferentes substancias, la concentración máxima permitida en el aire, en el lugar de trabajo, durante 8 horas al día, 5 días a la semana, 50 semanas al año y durante 40 años, el cual da lugar a un caso extra de cáncer en 100.000 trabajadores, es :
(posibles) sustancias cancerígenas en la industria :
todas las cantidades se expresan en mg/m3 en el aire.

Material                   máximouso      presencia

(hidro)carburos puros:
1,3 butadieno:                34          pirólisis de hidrocarburos, 
                                          caucho sintético
benceno:                      16          crudos, petróleo,
                                          pirólisis de hidrocarburos
negro de humo de gas natural:  3,5        tinte, antioxidante
negro de humo de gasoil:       0,6        escape de los gases de motores 
                                          de gasoil
PAH (#):                       0,1        véase benzo(a)pireno
benzo(a)pireno:                0,0005     escape de gases de motores 
                                          de gasoil, 
                                          pirólisis de hidrocarburos,
                                          crudos, asfalto, combustión 
                                          de substancias orgánicas, 
                                          alquitrán de la madera y el 
                                          carbón

carbono-oxígeno:
óxido de propileno:            6          botellas y embalajes de PET
óxido de etileno:              2          botellas y embalajes de PET

carbono-oxígeno-cloro:
epicloridrina:                12          resinas epoxi, revestimientos, colas
dioxina TCDD:                  0,00000005 cualquier incineración, 
                                          cualquier proceso

carbono-nitrógeno:
nitropropano:                 18
acrilonitrilo:                 7          caucho/plástico ABS, hilazas
acrilamida:                    0,06       
nitrosaminas (10 tipos):       0,0025     caucho sintético, 
                                          nitratos en los alimentos

carbono-halógeno
1,2 dicloroetano (DCE):       40(*)       PVC, aminas
cloruro de vinilo (VCM):       8          PVC
dibromometano:                 0,8

carbono-sulfuros:
dietilsulfato:                 0,2
dimetilsulfato:                0,1

oxígeno:
ozono (desde junio de 1.995):  0,1        decolorantes, desinfectantes

metal/combinaciones de metales:
cobalto:                       0,5        catalizadores para ácidos oftálicos 
                                          y linóleo
níquel:                        0,5        acero inoxidable
trióxido de antimonio:         0,3        pirorretardantes
sales de cromo (VI):           0,2        curtido de cuero
berilio:                       0,005

materiales orgánicos:
serrín de madera (en general): 2          construcción, entarimados, muebles 
                                          a base de serrín prensado 
                                          de roble y haya

(#) hidrocarburos aromáticos policíclicos.
    El benzo(a)pireno es uno de los PAH cancerígenos más potentes.
(*) Esperado

Fuente: Deutsche Forschungsgesellschaft, Alemania, 1.994.
Como puede observar, casi todas las actividades humanas están relacionadas con substancias cancerígenas. En el terreno de la toxicología, se supone que son cancerígenas muchas más substancias, pero todavía no tienen la concentración máxima de seguridad permitida: el serrín de madera de cualquier tipo (ya se ha demostrado que el roble y el haya son cancerígenos para los seres humanos), las substancias procedentes de la pirólisis de cualquier material orgánico, el etileno que reacciona en el organismo como óxido de etileno, cuya concentración es 30 veces mayor en aire, formaldehido y muchos más...


Cloro, alternativas y cáncer

Greenpeace tiene razón cuando dice que más de un centenar de compuestos que contienen cloro, son cancerígenos probados. En realidad esto no es mucho, ya que aproximadamente la mitad de los más de 10.000 compuestos clorados serán considerados cancerígenos a alguna dosis (elevada).
Lo mismo es cierto para las substancias no cloradas. Y si observa la lista completa de las substancias cancerígenas conocidas y la lista de compuestos de hidrocarburos y nitrógeno, también cancerígenos que son mucho más potentes, esta segunda lista es mucho más extensa.
Que sepamos, ninguna sustancia industrial o natural puede fabricarse sin que se liberen sustancias cancerígenas u otras sustancias peligrosas: la arena para el vidrio produce silicosis; el crudo de petróleo contiene cientos de substancias cancerígenas, tales como benceno, ceras y PAH. De modo que todos los productos derivados del petróleo y la utilización de petróleo para producir energía, libera algunas substancias cancerígenas. Etileno para polietileno (PE), butadieno para caucho sintético, benceno para poliestireno (PS), óxido de etileno para tereftalato de polietileno (PET), serrín para muebles, taninos y sales de cromo para el cuero: todos son peligrosos, si no se manipulan con precaución.


¿ Hasta qué punto es cancerígena una fábrica de PVC ?

Si se observan las emisiones al aire de una fábrica de cloro-VCM-PVC, (en Europa) esta desprende menos de 100 gr. de VCM por tonelada de PVC. Una fábrica que produzca 500.000 toneladas de PVC, da lugar a una emisión máxima de unas 50 toneladas de VCM al año. Esto parece ser demasiado pero, en realidad, sólo son 6 Kg/h, muy diluídos para una fábrica grande. Para los trabajadores, esto supone una concentración que está por debajo de los límites en el interior de la fábrica y que, considerada fuera de la fábrica, está muy por debajo de los límites para los habitantes de los alrededores.

Compárelo con un camión: un motor de gasoil emite alrededor de 4 Kg de hollín por tonelada de combustible. Un camión completamente cargado utiliza aproximadamente 33 Kg de combustible por hora y libera 100 gr. de hollín (en las calles más pequeñas de las ciudades). El potencial cancerígeno del hollín es, en realidad, 13 veces más elevado que el del VCM, pero los límites para el hollín fuera de las fábricas son cuatro veces más rigurosos. Esto significa que una gran fábrica de cloro-VCM-PVC no es más cancerígena para la gente que un camión.


El PVC en el embalaje de alimentos y el cáncer

En los polímeros, siempre se encuentran trazas de monómeros. La posibilidad de que los usuarios desarrollen cáncer por la migración de cantidades de estas substancias a los alimentos es, en realidad, insignificante en todos los casos.
La cantidad de VCM en las botellas de PVC que se utilizan para el envasado del agua, es tan baja que, aunque bebiera dos litros al día durante toda la vida y todo el VCM que contiene el envase migrara al agua, la cantidad total de VCM que llegaría a acumular en una vida equivaldría a la que un trabajador del PVC puede asimilar durante un día de trabajo. Esto ofrece una posibilidad extra, puramente teórica, en la proporción de uno a cien millones para desarrollar un cáncer.
El profesor Maltoni, de Bologna (Italia), quien descubrió la carcinogenidad del VCM, ha demostrado que el PVC no es cancerígeno ni en polvo ni como embalaje. Esto último se descubrió en un megaexperimento con 2.000 ratas, de las que 1.000 fueron alimentadas con agua de botellas de vidrio y 1.000 con agua de botellas de PVC, a las que incluso se añadieron gránulos de PVC. Todas las ratas fueron alimentadas desde antes de nacer (fetos) hasta su muerte. Se controlaron todos los movimientos y su comportamiento sexual y cuando murieron, se analizó asimismo la causa de la muerte.
Los resultados fueron que no había diferencia en el comportamiento ni en la edad media, y una diferencia no significativa en la cantidad de muertes por cáncer; en realidad, las que habían bebido agua embotellada en botellas de PVC desarrollaron un 1,9 % menos de cáncer.
La situación no es diferente para otros materiales que se utilizaron para embalaje: en todos los casos, algunas cantidades muy pequeñas de posibles cancerígenos migraron a la comida empaquetada. En el caso del vidrio, fueron los silicatos y el plomo; para los objetos de barro, el plomo y cadmio; para el polietileno (PE), el etileno y las ceras; para el tereftalato de polietileno (PET), el acetaldehido, etc. En todos los casos, el efecto es insignificante.

linea

LAS ALTERNATIVAS

Ninguna alternativa a los productos químicos clorados, es no cancerígena ni puede fabricarse sin que se generen compuestos cancerígenos. Ni los productos sintéticos, ni los naturales. De modo que el uso de compuestos cancerígenos no es, en sí, un motivo para cambiar a substancias no cloradas.


CONCLUSIÓN

No hay razón para tratar de manera diferente a los cancerígenos clorados y a los no clorados. Y no hay ningún motivo para acusar al cloro, en general, de ser el origen del cáncer en el entorno.

HR

Está en el nivel dos de las páginas de los Chlorophiles.

Redactado: 9 de marzo de 1996
Última actualización: 1 de febrero de 1998.

Página de bienvenida

A la: Página de presentación de los Clorofilos

Arriba: Cloro y riesgo

Izquierda: Cloro y toxicidad

Derecha: Cloro y cambios hormonales

Para cualquier comentario sobre ésta u otras páginas, en particular sobre los efectos cancerígenos :

Envio a Chlorophiles@ping.be